El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

   
   
Fuertes pérdidas en las aerolíneas en Estados Unidos
Después de tener su primer año de utilidades netas importantes, la aerolíneas de los Estados Unidos volvieron a mostrar pérdidas en sus balances y, en el mejor de los casos, una verdadera evaporación de los saldos positivos.

Por ejemplo, Continenal Airlines experimentó números rojos en el primer trimestre debido al aumento del 53 por ciento en sus gastos por combustible, mientras que Southwest Airlines -que desde 1991 no había sufrido pérdidas- vio a sus utilidades caer en dos terceras partes.

Las dos aerolíneas dicen que responderán reduciendo sus alguna vez ambiciosos planes de expansión, además de elevar los precios de los boletos para los mercados locales e internacional, pese a que empresas como Southerwest realizaron ajustes a la suba en dos oportunidades en menos de 10 días.

Los precios persistentemente altos del combustible podrían traducirse este año en miles de millones en pérdidas para las aerolíneas estadunidenses. En lo que va del 2008, cinco aerolíneas menores ya han cerrado o anunciado sus planes de hacerlo, mientras los analistas mencionan la palabra quibra aun cuando se refieren a las principales aerolíneas.

Southwest reportó que sus ganancias cayeron a 34 millones de dólares en comparación de 93 millones de dólares obtenidos un año antes, pese a que los ingresos se incrementaron un 15 por ciento, hasta llegar a los 2.530 millones de dólares.

En Continenal Airlines, los costos del combustible subieron 364 millones a comparación del año anterior, por lo cual, la empresa anunció pérdidas por 80 millones de dólares para el primer trimestre contra una utilidad de 22 millones de dólares anunciada el año pasado en igual período.

En forma paralela, United Airlines informó que sumó pérdidas por 537 millones dólares entre enero y marzo, cuando el año pasado había perdido sólo 152 millones de dólares en igual período, pese a que los ingresos subieron casi 8% para llegar a 4.373 millones de dólares.

United Airlines salió de la quiebra hace dos años 1.575 millones de dólares en combustible de aviación el primer trimestre, un 51,3 por ciento más que en el primer trimestre de 2007 en el que pagó 1.041 millones de dólares.

Para afrontar el alza de los precios del combustible de aviación, United Airlines eliminará 30 aviones de su flota, los más viejos y los menos eficientes desde el punto de vista del consumo de combustible. También anunció que hasta final de año despedirá a 1.000 trabajadores, lo que supone un recorte de aproximadamente un 1,8 por ciento de su plantilla de 55.000 empleados.

Por su parte, American Airlines informó que gastó 665 millones de dólares más en combustible que en el primer trimestre del año en comparación con el mismo periodo del año pasado, lo que supone un promedio de casi 7,4 millones de dólares al día.

AMR, la matriz de la aerolínea, perdió durante los tres primeros meses del año 328 millones de dólares, frente al beneficio neto de 81 millones de dólares acumulado en 2007 y aseguró que esas pérdidas se deben fundamentalmente al encarecimiento del carburante.

Sin embargo, el mayor impacto en los balances lo sufrió Delta Air Lines que registró una pérdida neta de 6.400 millones de dólares entre enero y marzo, contra sólo 120 millones de dólares que había registrado en rojo en igual período del 2007.

La partida de costos destinada al combustible pasó una factura a Delta Air Lines de 1.400 millones de dólares, un incremento del 47% con respecto a los 948 millones de dólares del primer trimestre de 2007. La cifra de negocio de la compañía se incrementó en un 12% hasta 4.760 millones de dólares, lo que redujo el impacto de la suba de JP 1 en el balance.

Pese al fuerte encarecimiento del crudo, las aerolíneas aseguran en sus informes que el precio por volar una milla en una aerolínea estadounidense es ahora un 46 por ciento inferior que hace treinta años, una vez calculado el efecto de la inflación.

Además, se asegura que las tarifas aéreas son inferiores a las de 2000, mientras que el costo de JP 1 se ha triplicado, de forma que ahora se dedica un tercio del precio del ticket a pagar el combustible.

El gasto en queroseno ha pasado de suponer el 15 por ciento de los ingresos por pasajero al 34 por ciento al comienzo de 2008, según el informe, que pone de relieve que para los competidores europeos el combustible es más barato, dada la debilidad del dólar.

Según la asociación de aerolíneas estadounidenses, por cada centavo que se encarece el galón de combustible, la industria gasta 195 millones de dólares más al año, lo que hace que algunas firmas no puedan afrontar el incremento de costes.

NEW YORK (CÓDIGO AÉREO) -

volver a portada >  
   
   

© Copyright 2001-2015 Norberto Dupesso. Todos los derechos reservados.