El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

   
   
Telecom y Aeropuertos AA2000 sponsors oficiales de los juegos Olímpicos
Poco antes de embarcar hacia China –vía Paris- dialogamos el la sala VIP de Aeropuertos Argentina 2000 (sponsor oficial del Comité Olímpico Argentino) en Ezeiza con Gerardo Werthein Jefe de la Misión Argentina para los juegos Olímpicos de Beijing. Empresario de basta experiencia en el deporte, Werthein (vicepresidente de Telecom Argentina), fue jefe de equipo en varias olimpíadas, panamericanos y campeonatos del mundo. Los que lo conocen, lo definen como un obsesivo al trabajo. En este último año se puso como objetivo brindar a los 138 atletas argentinos la tecnología más avanzada del mundo aplicada a la recreación, para hacer más llevaderos los ratos de óseo de nuestros chicos en la Villa Olímpica. Los deportistas tendrán a su disposición y en forma gratuita llamadas ilimitadas sin cargo a la Argentina y computadoras con acceso a Internet de alta velocidad con las que podrán conectarse con sus afectos on line durante el tiempo que deseen morigerando los efectos adversos de la distancia.

-¿Cómo surgió la idea?
-Fue un proyecto muy pensado que hoy es realidad. Le preguntamos a los atletas que querían para su estada en Beijing durante los juegos olímpicos y aprendimos mucho. Hubo atletas con experiencia en competencias de alto rendimiento que admitieron haber llegado a tener hasta diez horas de óseo. Entonces creímos en la conveniencia de armar un Centro de Comunicaciones que ya están usando. Acabo de hablar con Las Leonas y están fascinadas. Cada atleta se llevó una tarjeta (Telecom) que le da llamadas ilimitadas a la Argentina, a su vez cada familia tiene otra igual.

-¿Lograron unificar el alojamiento del los 138 representantes argentinos?
-Los deportistas están alojados en un edificio de nueve pisos, en cada nivel hay dos departamentos de tres o cuatro dormitorios cada uno, con wi fi, teléfono y plasma. Quisimos que disfruten de un ámbito relajado. En planta baja buscamos que tengan un lugar de reunión, otras villas, eran muy lindas pero para charlar nos sentábamos en la calle, aquí instalamos una especie de Business center como los que hay en los aeropuertos con 15 posiciones de computadoras fijas, con pantallas grandes, Webcams, conexión a Internet de alta velocidad, Wi Fi y videoteléfono. Para hablar y verse los familiares pueden concurrir a determinados lugares de Buenos Aires donde están instalados videoteléfonos.

-¿Qué solución buscaron para las familias que no tienen banda ancha o no cuentan con PC?
-A todos los familiares de los atletas que no tenían conexión ADSL le brindamos un abono gratuito para que estén conectados durante todos los Juegos y a los que no tenían computadora se les prestó equipos para que todos estén en igualdad de condiciones. Para los jefes de equipo desarrollamos un sistema mediante terminales móviles con BlackBerry o Samsung -con Windows Mobile- donde se puede acceder a un programa de requerimiento coordinado por un editor situado en la villa y que da respuestas a todas las necesidades que se plantean, médicas o logísticas. Los dispositivos entregados a los ciclistas tienen incorporado GPS. Otros de los servicios que incluimos, es una sala de videoconferencias para que los medios puedan hacer entrevistas desde Buenos Aires en modo remoto sin que tengan que afrontar el costo de una conexión satelital.


-¿Habrá un centro de cómputos?
-En el lugar hay un plasma de tamaño generoso que correrá en línea con los resultados y datos estadísticos de las marcas de los atletas argentinos y la información al instante de lo que acontece en los Juegos. También instalamos consolas de Play Station 2 y 3 para competencias virtuales.

-¿Es habitual esta tecnología en delegaciones de países desarrollados?
-Me dio mucho orgullo como argentino, que el único país que tiene algo así en China, sea Argentina. Haber exportado tecnología al país de la tecnología, haber instalado este equipamiento en un país donde se habla chino, haber traducido los planos del español al chino y lograr las aprobaciones, fue un logro. Esto lo hizo un grupo de tipos jóvenes con muchas ganas, trabajamos todos juntos y lo lograron que es lo más importante, a mi me da orgullo… me emociona pensarlo.

-¿Una experiencia que se puede repetir?
-Hicimos un cambio cualitativo que solo sirve si es un punto de partida y no un punto de llegada. Buscamos juntar el sector público, -la Secretaría de Deportes- y al sector privado, porque con un pedacito chiquito del presupuesto de las empresas, hacemos un gran cambio que modificaría la historia del deporte. Si trabajamos juntos mirando a largo plazo, en cuatro u ocho años Argentina cambia y se transforma en una potencia.

-¿Cuál es el nivel de inversión?
-Es un nivel de inversión muy importante, todavía no puedo dar la cifra, no es un monto pequeño pero sí es pequeño comparado con lo que se merece el deporte.

-¿Quién asume los costos?
-Esto no le costo un centavo a la Secretaría de Deportes ni al Comité Olímpico, estos recursos salieron de sponsors, la principal es Telecom y otros. También están sponsoreados un número importante de atletas.

-¿Es su primera experiencia como jefe de delegación?
-Como jefe de delegación, sí. Fui jefe de equipo en muchas olimpíadas, panamericanos, campeonatos del mundo, jefe de delegación en algún campeonato del mundo y hemos ido aprendiendo.

-¿Estas iniciativas sirven para promover el deporte?
-Yo creo en la acción a dos puntas. Hay que trabajar y promover el deporte en los colegios primarios e incorporarlo en la currícula escolar. Los chicos tienen que empezar en primer grado con atletismo, tener donde practicarlo y contar con buenos maestros. También hay que invertir arriba, en el alto rendimiento, porque sin ídolos no hay a quien imitar, el tenis creció en la Argentina por Guillermo Vilas, el rugby por Los Pumas y cada disciplina tiene que tener su ídolo. A los ídolos hay que ayudarlos, mantenerlos y cuidarlos, pero también hay que sembrar para que lleguen.

 

volver a portada >  

   
   

© Copyright 2001-2015 Norberto Dupesso. Todos los derechos reservados.