El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

   
   
En Estados Unidos, dos pilotos se pasaron 180 kilómetros por distraerse con sus notebooks

La causa de esta increíble distracción era una incógnita. ¿Se habían quedado dormidos? ¿Se entretuvieron en una discusión? Lo llamativo, además, fue que desde la torre de control no los podían ubicar. Nadie contestaba. Al punto de que cuatro cazas de Estados Unidos ya estaban listos para interceptar al avión, pensando en la peor de las hipótesis y ante la eventualidad de un secuestro terrorista. Nada de eso. Ayer, los pilotos declararon por separado y coincidieron en que ambos iban distraídos con sus notebooks, porque uno le estaba enseñando al otro a manejar un programa de computación que había sido puesto en funcionamiento por la aerolínea a la que pertenecen.

El incidente ocurrió el jueves 22 de Octubre de 2009, pero recién una semana despuéscomenzaron a develarse los detalles del hecho. El avión, un Airbus A320 con 144 pasajeros, había despegado de San Diego y debía aterrizar en Minneapolis. Pero siguió hasta la altura de Wisconsin (unos 180 kilómetros más) y recién allí pegó la vuelta.

"Los pilotos explicaron al Consejo Nacional de Seguridad del Transporte (de Estados Unidos) que perdieron su destino porque abrieron sus laptops personales adentro de la cabina -una violación a políticas de la aerolínea- para que el primer oficial, Richard Cole, pudiera enseñar al capitán, Timothy Cheney, un nuevo sistema de programación implantado por Delta Air Lines, que adquirió Northwest el otoño (boreal) pasado", publicó The New York Times.

El informe interno del consejo de seguridad contradice las teorías de círculos de aviación escuchadas la semana pasada, que decían que los dos pilotos se habían dormido o discutían adentro de la cabina. "Los dos dijeron que habían perdido la noción del tiempo", precisó el informe citado por el diario estadounidense. También se dice allí que los pilotos escucharon voces en las radios de la cabina pero las ignoraron. Durante 78 minutos, desde tierra no supieron qué estaba ocurriendo en el aire.

Los pilotos habían pasado los análisis de alcoholemia y habían tenido un descanso de 17 horas entre el viaje San Diego - Mineápolis y el vuelo previo. En una declaración que difundió Delta, se dio a entender que esta distracción de los pilotos podría costarles el puesto. Por lo pronto, los pilotos fueron suspendidos hasta que termine la investigación iniciada por la aerolínea.

Analistas y ejecutivos de la industria comentaron que la conducta de los pilotos fue un desliz increíble teniendo en cuenta que se trata de veteranos. Ambos tienen un total de 31.000 horas de vuelo de experiencia, sumando las de los dos. Cheney, de Gig Harbor (Washington), está en Northwest desde 1985, mientras que Cole, de Salem (Oregon) está en la aerolínea desde 1997.

"Ninguno de los pilotos se dio cuenta de la posición del avión hasta que un auxiliar llamó unos cinco minutos antes del tiempo previsto para aterrizar y preguntó la hora estimada de llegada", se indicó en el informe.

Estados Unidos, 22 de octubre de 2009.-

volver a portada >  
   
   

© Copyright 2001-2015 Norberto Dupesso. Todos los derechos reservados.