El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

   
   
Se firmó un acuerdo para construir el Hotel Holiday Inn Ezeiza-Buenos Aires Airport en el Restauran El Mangrullo

Sobre la autopista Richieri, a cinco minutos del Aeropuerto Internacional Ezeiza “Ministro Pistarini” se construirá el hotel Holiday Inn Ezeiza-Buenos Aires Airport. La estación aérea más importante de la Argentina volverá a tener a pocos kilómetros, un Resort de las características que tuvo el histórico Hotel Internacional Ezeiza ahora edificio corporativo de Aeropuertos Argentina 2000. La familia Granados -hijos y esposa del actual intendente de Ezeiza, Alejandro Granados- sellaron un acuerdo con la cadena internacional IHG (InterContinental Hotels Group) para erigir un hotel 4 estrellas de nueve pisos con 92 habitaciones y tres suites sobre los amplios salones del restauran El Mangrullo. Este tradicional reducto gastronómico donde se come las mejores carnes del país está ubicado sobre la colectora de la autopista Richieri en el kilómetro 20 sentido al aeropuerto. El emprendimiento tendrá un costo de 18 millones de pesos y está orientado a turistas, hombres de negocios y tripulaciones de las compañías aéreas extranjeras. Actualmente no existe una oferta hotelera de esta envergadura para pasajeros que optan por hospedarse un día antes de su partida en las inmediaciones del aeropuerto u otros que por demoras, reprogramación o cancelaciones de sus vuelos quieren aprovechar horas de descanso. El viernes 20 de noviembre en el salón que funcionará como lobby del hotel, se firmó el convenio entre Granados Hermanos SRL y la cadena IHG. Viajó especialmente para la ocasión, Álvaro Diago COO (Chief Operating Officer) para America Latina y el Caribe de IHG, quien suscribió el acuerdo con Gastón Granados y la señora Isabel Visconti (Dulce) de Granados integrantes de la sociedad y Smaletz Salo, director de desarrollo de la compañía para América Latina y el Caribe.

Álvaro Diago definió a los Granados como excelentes propietarios y calificó el proyecto de extraordinario. Durante las palabras previas a la firma le otorgó un párrafo aparte a la estratégica ubicación de El Mangrullo. “Es un privilegio estar sobre la autopista que nos lleva directo y en pocos minutos al Aeropuerto de Ezeiza, la puerta más importante de la Argentina hacia el mundo. Estamos vaticinando que este hotel va a tener una excelente ocupación y ese flujo va a ayudar inclusive al restaurante y viceversa, creo que aquí se conjuga con lo autóctono”. Y añadió “el Holiday Inn Ezeiza contará como valor agregado excepcional, unos de los lugares más recomendados para comer carne argentina y saborear excelente vino. Yo que soy extranjero y vengo con alguna frecuencia, mi experiencia en El Mangrullo fue maravillosa. Al referirse sobre cual será uno de los atractivos que seduzcan al turista dijo “un cuarto, un baño y una cama , lo pueden encontrar en cualquier sitio, pero tantas cosas de primer nivel en contacto con la naturaleza, en pocos lugares”.

Actualmente es cada vez más frecuente que directivos de compañías internacionales lleguen a la Argentina por la mañana y retornen en el mismo avión por la noche, teniendo como único objetivo reuniones de negocios. A la luz de un microcentro cada vez más convulsionado con cortes y congestiones de tránsito, la opción de tener un ámbito propicio como este hotel, con business center, amplios salones de reuniones de distintos tamaños y recomendable gastronomía, es por demás propicia. Al ser consultado como iban a estar divididas las responsabilidades el COO de InterContinental Hotels Group contestó que “el éxito de nuestra filosofía se basa en que ellos ponen el capital, nosotros la bandera y globalizamos el producto. Por su parte, Dulce Granados, destacó la importancia que “esta bandera de la cadena hotelera reconocida internacionalmente por el servicio que le brinda al turista haya acordado con nosotros incluir hotelería al restauran El Mangrullo. Esta iniciativa nace de sueños familiares que tienen que ver con brindar servicio al turista. A la Argentina le faltaba un hotel donde el pasajero pudiera instalarse por la demora de un vuelo, para aguardar cómodante su partida, como así también como sitio de descanso para las tripulaciones. Tenemos muchas aspiraciones para este proyecto en el que pusimos y pondremos muchísimo esfuerzo y trabajo. Desde el inicio de El Mangrullo -hace más de 50 años- con los bisabuelos y abuelos de esta familia Granados se ha tenido como vocación, brindar un servicio de excelencia al turista y hoy se proyecta en estos jóvenes (refiriéndose a los hermanos Granados) a los que yo pienso acompañar”. Gastón Granados dio detalles del proyecto “va a ser una torre de 8 pisos, el emprendimiento está respaldado por la cadena Intercontinental y financiado por el Banco Nación, Nuestra empresa adquirido un crédito de 18 millones de pesos.

Sabemos que el cliente que se hospedará aquí no va a tener mucha diversidad de lugares alrededor, la idea es satisfacer todas las necesidades mientras que permanezca alojado en el hotel, un pequeño Spa, gimnasio y una gran piscina. Hay posibilidades también de instalar canchas de tenis, queremos entretenerlo y brindar el mejor servicio posible. Cuando le preguntamos a Álvaro Diago sobre si el valor de las habitaciones tendría relación directa con los hoteles de la cadena en el centro de la ciudad respondió “Yo diría que el mercado va a dictar la tarifa, nosotros tenemos que hacer unos estudios al respecto. Normalmente cuando los hoteles se abren, hay un período de despegue donde se acuerda un precio promocional y de acuerdo al comportamiento inicial se va posicionando en el lugar aproximado llegando al techo que le corresponde dentro del mercado. Las tarifas promociónales es para atraer a la gente, para que lo conozca, tenemos el mismo sistema que las líneas aéreas donde se van abriendo y cerrando tarifas en la medida que el hotel cubre su ocupación. Finalmente Gastón expresó “nuestra emoción es muy grande. Ojalá podamos inaugurarlo lo antes posible, nos falta hacer solo las habitaciones, tenemos, la cocina, el restauran, el personal y muchas cosas, creemos que la obra puede demorar 14 a 18 meses, entre marzo a julio del 2011 estaríamos inaugurándolo. Nos pusimos un plazo de un año y medio porque sabemos que sería imposible hacerlo en un plazo mayor. Durante la obra van a trabajar mas de 150 personas y ya con el hotel en marcha incorporaremos 50 empleados especializados en el rubro”.

Buenos Aires, 22 de noviembre de 2009.-

volver a portada >  

Isabel Visconti (Dulce) de Granados y Gastón Granados, de Granados Hnos. y Álvaro Diago COO (Chief Operating Officer) para America Latina y el Caribe de IHG y Smaletz Salo, director de desarrollo de la compañía para América Latina y el Caribe

   
   

© Copyright 2001-2015 Norberto Dupesso. Todos los derechos reservados.