El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

   
   
Delta distinguió a sus operadores en Ezeiza con el premio "Spirit Award" a la excelencia en el servicio al cliente
Delta Air Lines, la línea aérea más grande del mundo, anunció que su equipo de trabajo en el Aeropuerto Internacional Ezeiza “Ministro Pistarini” de Buenos Aires, ganó el premio "Spirit Award" por la excelencia en el servicio al cliente. La estación se destacó así por su desempeño en términos de seguridad, entregas a tiempo, cuidado del medio ambiente y puntualidad. El premio Spirit Award es otorgado por Delta Corporate Saftey, la división de seguridad y protección ambiental de la aerolínea. De esta manera, la base argentina de Delta Air Lines y sus proveedores obtuvieron el galardón por alcanzar los objetivos de calidad en las siguientes categorías: ninguna lesión o enfermedad laboral, ningún daño provocado a aeronaves en tierra, ningún derrame polutivo, mayor control de reportes incidentales y la estación con mayor puntualidad de este período.

Delta Corporate Safety instaura de manera constante los “Spirit Award” que se entregan trimestralmente a las estaciones que han alcanzado ejemplarmente sus objetivos durante el último período en las categorías mencionadas. En esta oportunidad, Argentina obtuvo el galardón y se convierte en el segundo aeropuerto latinoamericano que recibe el reconocimiento, en conjunto con la terminal aérea de Santiago de Chile. James Sarvis, Vice President Airport Customer Service International, se refirió a los responsables de las distintas empresas que asisten a Delta en Ezeiza, diciendo “este premio no es fácil ganarlo. Los aviones de Delta en tierra son muy delicados, en el aire fortísimo. Un avión está a la merced de todos los empleados que trabajan alrededor de él y hoy están todos representados aquí”. El alto ejecutivo destacó la importancia que le otorga la compañía a la excelencia y trasmitió a los presentes a manera de ejemplo, que se toma en cuenta a la hora de otorgar esta distinción “hay muchas oportunidades para que el personal se pueda hacer daño o hacer daño al avión. Cualquier incidente, ya sea una ralladura del tamaño de un lápiz, o que se le caiga el ala al avión, afecta a la estación. Todo se toma en cuenta en la evaluación, si hubo algún daño a la aeronave, de cualquier tipo, no importa la seriedad, si hubo algún empleado lastimado, si hubo alguna conducta que puso en riesgo al empleado o al equipo, si hay un evento así, quedan descalificados al final de la evaluación trimestral.”

James Sarvis, que comenzó trabajando en Delta desde los escalafones más bajos hace 35 años, destacó la labor de Pablo Terceiro, Station Manager Argentina and Chile, porque este galardón nunca se había entregado en Sudamérica, y en esta ocasión se les otorgó a los dos países a su cargo. Este premio no existía hasta hace dos años, en Europa se llama Grand Slam, en Asia “El Diamante”, en los Estados Unidos “La Triple Corona” y aquí los empleados de la región hicieron un concurso y ganó la denominación “El Espíritu de Delta”. Sarvis James que antes de asumir el cargo de vicepresidente tuvo responsabilidades en las áreas de ventas, reservas y aeropuertos de Delta en Latinoamérica expresó que para Delta la seguridad no es una prioridad sino un valor no negociable “un pasajero quiere pagar barato el billete, salir a tiempo y que la maleta le llegue, pero lo que nunca menciona es “quisiera aterrizar seguro” no dicen “¿voy a llegar vivo a Nueva York?” o “¿voy a llegar vivo a Atlanta?” pero es lo número uno en la mente de cualquier consumidor en transportación. Yo por años pensé que la seguridad era una prioridad, pero no es una prioridad, porque si lo fuera; hoy es importante y mañana no. En Delta es un valor no negociable. El empleado siente una presión enorme para salir en horario y para Delta un vuelo a tiempo que puede estar en riesgo, no vale la pena.”

El Vice President Airport Customer Service International de la compañía les dijo a los premiados “Delta está orgullosos de ustedes y le está muy agradecida por lo que hacen, ustedes fueron parte de un viaje seguro. Aunque sea un humilde placa, quiero que sepan que hay 70 mil empleados de Delta alrededor del mundo que les están dando las gracias. Pero no los quiero dejar solamente con las gracias, creo que es más importante darle un reto. El llegar a hoy, no ha sido fácil, porque obviamente nunca se han ganado el premio, pero algo han hecho en equipo durante los últimos tres meses para que las condiciones sean óptimas y poder ganar. De alguna manera hay alguna química muy secreta y misteriosa entre ustedes, que les permitió trabajar en equipo excepcionalmente. No hay razón para cambiar, yo les puedo decir que las condiciones ya existen en el área de trabajo para que ustedes puedan ganar esto de nuevo, no hay que cambiar la fórmula, ustedes, ya la saben.” En la ceremonia de entrega que se realizó en el restauran El Mangrullo, ubicado a minutos del Aeropuerto de Ezeiza, también estuvieron Victor Battini, Field Director South America, Mexico and Canada; y Pablo Terceiro, Station Manager Argentina and Chile.

Buenos Aires, 6 de diciembre de 2009.-

volver a portada >  

Pablo Terceiro, Station Manager Argentina & Chile.


James Sarvis y Víctor Battini entregan distinción.


Pablo Terceiro, Station Manager Argentina & Chile junto al equipo de Ezeiza.

   
   

© Copyright 2001-2015 Norberto Dupesso. Todos los derechos reservados.